EL VESTIDO DE NOVIA

Hoy os voy hablar de lo primero que hice tras decidir la fecha y el lugar de nuestra boda, y fue empezar a buscar “El vestido de novia“.

Los vestidos de novia me encantan, siempre me han encantado a decir verdad. Aún recuerdo cuando era muy pequeña que hacía todo lo posible por pasar con mi madre (bien fuéramos paseando o camino del dentista) por lo que yo llamaba en Cádiz “la calle de los vestidos de novias”, ya que por aquel entonces la mayoría de firmas se encontraban concentradas en ella. Me quedaba embobada viendo cada escaparate, todos los detalles de los vestidos….

Pues ahora sí que había llegado la hora de la verdad, mi hora de elegir un vestido y aunque me hacía mucha ilusión no era el mismo tipo de ilusión con el que me quedaba embobada años atrás.

Empecé buscando ideas por Internet en Pronovias, Rosa Clará, etc, y sobretodo en Yolan Cris, ya que estos últimos eran los que más me atraían por sus modelos únicos y diferentes de carácter boho, ibicenco, vintage.. ¡Me encantan!. Pero una cosa es mirar y otra comprar, y si había algo que tenía muy claro es que no pensaba gastarme un pastizal en un traje que sólo iba a usar un día para un rato. Debéis tener los pies en la tierra y ser conscientes de qué presupuesto tenéis para el vestido de vuestra boda y así buscar dentro del rango de vuestras posibilidades, sino….

Será un momento muy importante, “tu momento“, todo lo que queráis, pero no deja de ser un día, un efímero día, aunque al respecto habrá diversidad de opiniones.

Navegando por la red encontré webs (presupongo que chinas) en las que vendían vestidos por 200-300€ y por los menos en las fotos parecían monísimos… pero claro, el riesgo de comprar un vestido sin verlo previamente, sin poder tocar la tela, sin poder probártelo y ver si el modelo le sienta bien a tu cuerpo… son muchos inconvenientes así que era una opción aunque poco probable… y como siempre hago con todo empecé a descargarme imágenes como una loca y a incluirlas en documentos word para ir al menos cogiendo ideas.

Todo apuntaba a lo mismo, vestidos más bien de un blanco roto o incluso tostados, con cierto aire boho, hippies, o vintage, muchos encajes, sin mucha cola, con la posibilidad de combinarlos con algún tocado sencillito…. en fin no se… incluso un día cogí un pen drive y fui a merendar a casa de mi amigo Jose, que tiene mucho estilo y confío mucho en su criterio, y nos pusimos a echarle un vistazo a aquellos vestidos seleccionados por mí. Ahí se quedó todo, al fin y al cabo era China y complicaba bastante la decisión y la compra.

Encontré además en esta web modelos idénticos, podríamos decir imitaciones, a los de Yolan Cris por 200-300€.. quizás mereciera la pena arriesgarse, quizás no.. había pensado incluso ir a Adrián Novias en Sevilla que se que dispone de los modelos de esta firma, probarme aquellos que me gustaban para ver como me sentaban y así decidirme para encargarlo al otro extremo del mundo

Por si a alguna os interesa, esta es la web de la que os hablo: (esta en concreto es de Shangai)

http://www.trajevestidosdenovia.com/boda-vestido+de+novia+yolan+cris/

Hay alguna otra..http://www.jenjenhouse.com/

 

yolan cris 1yolan cris 2yolan cris 3

 

Todas esas cosas se me pasaron por la cabeza pero la verdad es que ni siquiera quería ir a la tienda y probármelos, porque ya que de por sí me encantaban, si encima me los probaba y me quedaban genial… pffff, ¿qué iba a hacer? no quería arriesgarme a llegar a ese punto y verme en esa situación, así que deseché la idea totalmente. Era algo que no debía pasar.

Una amiga se iba a casar unos 7 meses antes que yo y un día hablando me contó que ya se había comprado el vestido, y que había sido un día saliendo de tapas por su barrio, pasó por una tienda de vestidos de novias, echó un vistazo y se lo compró… y diréis… ¿así sin más? Pues sí, así sin más, como la que entra en Zara y se compra unos pantalones. Me recomendó que me pasara y echara al menos un vistazo y me aseguró que como fuera me acabaría comprando EL VESTIDO, y razón no le faltaba.

Aunque aún quedaba al menos un año para mi boda decidí ir a echar un ojo a Zona de Bodas, así se llamaba la tienda que me recomendó, estaba en Triana, y digo estaba porque ya no existe, uno de los últimos días que estuvo abierta fue cuando fui a recoger mi vestido antes de la boda.

Sinceramente no entiendo el porqué, es una pena, era una tienda de vestidos Low Cost, vendían modelos de otras temporadas, Mara la dependienta, no podía hacer mejor su trabajo, se notaba que le gustaba mucho, muy profesional y vendedora como ya pocas quedan. La cuestión es que fui con mi madre a dar una vuelta y ver sin intención de comprar.

Nada mas llegar había dos modelos en el escaparate y mi madre dijo “Ea, qué bonito ese, ese va a ser tu vestido”. Yo la miré y le dije “Mamá no empieces”… ese modelo no tenía nada que ver a lo que yo llevaba en mente y había estado mirando.

Entramos y empezamos a bichear todos los percheros escogiendo aquellos modelos que más nos gustaban, Mara además añadió otros que pensó que me podrían quedar bien y pasamos al probador.

Yo estaba tan emocionada, desde niña mirando trajes de novias, y aquel día iba a ser el día en el que tenía oportunidad de verme con uno. Estaba feliz, muy feliz y emocionada.

El primer modelo que me probé fue el que vio mi madre en el escaparate, como a mí no me convencía mucho pues dijo Mara “Venga primero probamos este y así contentamos a tu madre”.

Como os digo no tenía nada que ver con lo que había visto hasta ahora y tampoco con la idea de “El Vestido” que yo tenía, peroooooooo puesto me gustaba bastante como me quedaba… no sé, me sentía muy bien con él la verdad.

A continuación me probé el que más me había gustado a mí que era un modelo de Rosa Clará con cuello halter, pedrería en el cuerpo y recto con apenas cola, y era bonito, muy bonito y elegante, pero puesto no me gustaba tanto y mucho menos comparado con el modelo que me había probado anteriormente.

Me probé algunos más, uno de corte sirena y escote de corazón sin cola alguna, no me veía  con él me sentía muy Marilyn Monroe, otro con el talle bajo y falda de tul, y algunos modelos más que ni siquiera recuerdo, pero NINGUNO me quedaba como ese primer vestido que me probé.

Me lo volví a poner para asegurarme y comprobar que no era el que más me había gustado por ser el primero en probarme y me impactara por ser la primera vez. Pero no era así, me sentía genial enfundada en él…. pfffff qué indecisión, me encantaba pero ¿Cómo iba a comprarme mi vestido de novia habiéndome probado tan sólo algunos? ¿Cómo iba a visitar tan sólo una tienda? ¿Cómo iba a decidir con la cantidad de vestidos que habría en el mercado, además que no era como el que yo tenía en mente? ¿Cómo iba a ser “El Vestido” el primero en probarme? con todo el tiempo que había estado esperando este momento y, ¿ya está? ¿se resuelve en un día?…. tantas tantas dudas asomaban por mi cabeza… si lo quería debía de dar una fianza ya…. pffffff…. Pues chic@s finalmente fue lo que hice, dí una fianza de unos 100€ y digo, total si me gusta algún otro pues peleo por el dinero o simplemente lo pierdo….

Fue llegar a casa y mandarle a mi amigo Jose un mensaje diciéndole “Ya tengo vestidoooooo y es esteeee”. Su respuesta “Es precioso, no me lo esperaba así después de tantos encajes que hemos visto, es muy moderno, muy Beyoncé”, jajaja. Por ser la primera vez no pude echarle foto al vestido en sí, pero me traje el catálogo donde aparecía la modelo con él puesto y eso es lo que le envié a Jose.

Salí por una parte muy feliz, por otra llena de dudas e inseguridad. Como os digo, no iba a pisar ninguna tienda de firma y temporada porque no me iba a gastar un dineral en un vestido por mucho que me encantara.

Como tan sólo vio el vestido mi madre y yo me sentía al principio dudosa e insegura a pesar de que me encantaba, otro día fui acompañada de mi madre, mi cuñada y mi amigo Jose para ver que les parecía a ellos y les gustó mucho la elección aunque ya estaba decidido que después de la prueba nos íbamos a ir al centro a otra tienda que vendía trajes de otras temporadas a probarme algunos modelos más y así quedarme tranquila. La cuestión es que no tenían mucha variedad y que los modelos que me probaron eran horribles así que no me lo pusieron muy difícil.

A partir de ese momento deseché la idea de seguir buscando, me quedaría con mi vestido aunque he de confesar que las dudas me acompañaron durante mucho tiempo después.

DSC_0059

Vestido seleccionado – Musa 2008 La Sposa

 

Pero chicas no os comáis tanto la cabeza, sí es un vestido especial, pero al fin y al cabo tan sólo se trata de un vestido que luciréis un día. Lo importante es que os sintáis cómodas con él, os veáis guapas, os sintáis protagonistas y felices enfundadas en él, te lo pones y es inevitable sonreír ante el espejo al veros, todo esas sensaciones os harán saber que es vuestro vestido.

1342026553368

El vestido es el Modelo Musa del 2008 de La Sposa, resulta que elegí mi vestido de novia, el elegido en tan solo un día y que fue el primero que me probé, si es que las madres siempre tienen razón….

1342026441526

La experiencia me dice que no tenéis porque tener mucha prisa para compraroslo, sí yo lo tenía desde un año antes, pero realmente tenéis tiempo porque las pruebas de vestido son bastantes mas cercanas a la fecha de la boda.

Otro día os contaré como fueron las pruebas y qué complementos elegimos para acompañar a “El Vestido”. Continuará….

¿Y vosotras? ¿Cómo fue la elección de vuestro traje de novia? ¿Fácil, complicada, cómo fue vuestro traje de ensueño?.

Estoy deseando leer vuestros comentarios. Un besito

Anuncios

Nuestro fiel reflejo

Hola a tod@s!!

Seguimos inmersos en nuestro mundo de decisiones, y una vez que ya hemos decidido la fecha y hora para el gran momento, la pregunta que le sigue es y ¿Cómo nos casamos?.

Es en este momento cuando pueden surgir la mayor parte de discrepancias entre la pareja porque con esta elección vamos a ir definiendo lo que será nuestro enlace, será la base para desarrollar todo lo que viene detrás. Si ya de por sí es complicado decidir con tu pareja imagina si encima le damos cancha a otras personas (familiares y amigos) a opinar sobre el tema, entonces ya pasaría a ser la hecatombe, con lo cual mi consejo es que esto sea cosa de dos, de preguntaros realmente eso de ¿qué queremos nosotros?.

 

A black and white version of a vintage style graphic portrait of a woman clutching a man --- Image by © ImageZoo/Corbis

 

¿Boda civil o religiosa?

Eso ya depende de la filosofía que quiera adoptar cada uno y de sus creencias por supuesto, la única diferencia en este punto es que cada ceremonia conllevará unos trámites de papeleo diferente que ya veremos más adelante pero por lo demás se celebra la unión de dos personas que se quieren, así que no hay diferencia alguna. La ceremonia religiosa debe llevarse a cabo sólo y exclusivamente en una iglesia, capilla o en algún lugar donde haya altar, por el contrario la boda civil normalmente se celebra en el juzgado/ayuntamiento. En caso de elegir otro lugar para llevar a cabo el evento tenéis dos opciones:

  • La mayoría de parejas se casan en el juzgado, van ellos dos, firman y ya están oficialmente casados. Posteriormente (al día siguiente o fin de semana más cercano) celebran su “boda” en algún lugar idílico convirtiendo a algún amigo o familiar en oficiante de la ceremonia y es allí donde hacen todo el ritual que quieran, lecturas, ritos, música..
  • El concejal se desplaza hasta el sitio donde quieres casarte, pero eso pasa en muy contadas ocasiones, casi nunca, yo tan sólo he ido a una boda en la que se ha dado esta circunstancia.

 

¿Qué tipo de celebración queremos?.

Esto es lo que forma el 75% de la prueba de fuego para la pareja en  los momentos previos a la boda, y todo para tomar una sencilla y a la vez complicada decisión (y que será factor determinante para vuestro presupuesto final):

  • Boda íntima (pongamos de 0- 50 invitados)
  • Boda media (pongamos de 50-150 invitados)
  • Boda multitudinaria (pongamos de 150 en adelante).

 

Pues bien, parece sencillo ¿verdad?, pero no lo es…. en absoluto, ¿ quién no ha escuchado la típica frase de a este lo tienes que invitar porque te invitó a ti a la boda?, o las invitaciones por compromiso. Pero ahí os dejamos, enfrentándoos a esa realidad que es inevitable escapar de ella.

Nosotros decidimos casarnos por la iglesia, y secundamos el tópico de que la ciudad elegida fue donde me crié y la iglesia, aquella a la que le tengo un cariño inmenso. Además para oficiante de la ceremonia le pedí a un cura al cual respeto mucho por su forma de ser que participara en ella, si no era él el que lo hacía no le veía mucho sentido, porque delante de ti y para este cometido tienes que tener a una persona a la que respetes.

Interior de la Iglesia de Santa Cruz (Cádiz)

Interior de la Iglesia de Santa Cruz (Cádiz)

Exterior de la Iglesia de Santa Cruz (Cádiz)

Exterior de la Iglesia de Santa Cruz (Cádiz)

He de decir que realmente me hubiera encantado casarme en el campo, en un sitio sencillo, hubiera estado genial, o en la playa, que tampoco hubiera estado nada mal, así que se lo consulté al Sr. Cura, pero me dijo que era imposible si no había una capilla en el lugar, así que me tuve que olvidar de esta idea.

Después hubo gente que me dijo que hay curas que sí que lo hacen, o si tenéis una relación más personal con la persona en cuestión quizás acceda, no lo sé, pero que no es fácil de conseguir por no decir imposible.

 

Tipo de celebración:

Ahí es donde te divides totalmente, empiezas a pensar lo que te gustaría que fuera pero probablemente termine siendo muy diferente de la realidad o de lo que será.

Nuestros pensamientos eran los siguientes:

  • Teniendo en cuenta que para mí lo único imprescindible en mi boda era mi novio, podía aceptar la opción de casarnos en secreto, estaba él que es lo único que necesitaba y me parecía bastante romántico y económico.
  • Celebrarlo en la intimidad en el campo al aire libre de manera muy sencilla.
  • Celebrarlo en la playa, lo cual era una opción de ensueño pero no la veía para nada accesible ni económica y también en un ambiente íntimo.
  • Ceremonia en la iglesia y después convite en algún otro lugar y ahí si que se podía ampliar el número de invitados.

 

Lo cierto es que dices “Sí, quiero una boda íntima” pero cuando empiezas a hacer la lista, 50 invitados (de estos que llamamos imprescindibles) aparecen en un cerrar y abrir de ojos, así que o sacrificas gente a la que te gustaría tener en tu boda o pasas a pensar en una boda media. ¿Qué ocurre? Que la lista suma y sigue y también sobrepasas los 150 invitados, sois dos, nada más que contéis a la familia directa, amigos cercanos y eso ya has cubierto el cupo… pffffffff.. es por ello que digo que no es nada fácil.

Queríamos algo sencillo, con gente cercana, nada de invitar a mil millones de personas y no poder saludar ni a la mitad, o encontrarte gente que ni siquiera conoces apenas, os hará gracia, pero estoy segura de que ocurre.

Intentamos ser coherentes con nuestra decisión de “Boda media”, no os voy a engañar nuestra lista rozaba los 200 invitados, la familia de Mr. R. es muy grande, y eso que de amigos hicimos un buen recorte y nos centramos en aquella gente que compartía con nosotros prácticamente nuestro día a día o aquellos que realmente están ahí siempre aunque estén lejos,.. en fin.. que como digo te plantas en 150 personas en un cerrar y abrir de ojos.

Una vez que pasó la boda encontré esto por Internet y me hizo gracia, me pareció muy curioso porque muchas de esas preguntas nos las llegamos a plantear para decidir si invitábamos a tal  o tal otra persona, quizás os resulte de utilidad, espero que sí:

A quién invitar a la boda

Fuente: Goizargazkiak-blog.com

 

Pero debéis saber que siempre hay gente que no va a confirmar su asistencia por la circunstancia que sea, y al menos un 10% de la lista suele no acudir, pero …. son nada más que estadísticas. Finalmente fuimos 90 lo cual fue un número perfecto para el tipo de boda que queríamos tener y así pudimos estar con todos y dedicar tiempo a los invitados.

 

Consejo: Hagáis lo que hagáis, y cómo lo hagáis procurad que vuestra boda sea un reflejo de vuestra personalidad, que os sintáis cómodos con aquella celebración que habéis organizado, como la orma de vuestro zapato.

Esperando que estos consejos os resulten de utilidad, ¡Hasta prontito!

 

 

 

 

La fecha es la clave

Hola de nuevo a tod@s!

Como decíamos tras bajar de la nube aparecen los primeros pensamientos y aspectos sobre los que debemos decidir para comenzar a organizar nuestra boda.

¿Cuándo nos casamos?.

Tras analizar las estaciones del año (aquí) y elegir una para albergar nuestro gran día, a priori parece que otoño/invierno es la época perfecta para vivir este momento, pero no nos hacemos a la idea y las parejas seguimos seleccionando meses de primavera/verano para ello.

 

Fecha:

Hands setting the date on a wooden calendar

 

Nosotros queríamos casarnos en sábado 27 y tan sólo había dos disponibles en el año:

  • 27 de Abril que nos parecía una buena fecha pero ya sabéis lo que dicen… en abril aguas mil.. y eso no se me iba de la cabeza (aunque basarse en esto para escoger fecha es una tontería muy grande, estuve pendiente y el 27 de Abril hizo un día espléndido)
  • 27 de Julio, fecha que no nos convencía por estar muy metida en verano y podría hacer demasiado calor.

 

Finalmente el 25 de Mayo fue nuestra elección, bien entrada la primavera, mes de las flores, … nos gustó, eso es todo… Pero os voy a contar los pros y contras que tuvo nuestro día:

 

Caucasian teenager's legs laying on grass surrounded by flowers

Pros:

  • Día soleado y con buenas temperaturas (pero como siempre os digo, no os fiéis, el día amaneció nublado aunque luego abrió y la semana anterior había estado lloviendo a mares así que nunca se sabe).
  • En caso de tener que alojar a invitados que vengan de fuera, aún no es temporada alta así que el precio hotelero no es muy elevado.

CONTRA:

  • Y es uno muy grande, MAYO, época de comuniones, y lo digo en serio, no tenéis ni idea de lo que nos costó encontrar un sitio para poder celebrar el convite. Lo cierto y verdad es que quizás empezamos a buscar un poco tarde, aunque 10 meses de antelación me parecen más que suficientes, pero qué me iba a imaginar yo que iba a estar todo reservado para comuniones. ¿En serio, comuniones?. Si cuando yo la hice me dieron la fecha un par de meses antes como mucho y nos íbamos a comer por ahí todos en familia, sí, pero ¿tanto como para reservar una finca/restaurante entero?. ¿Dónde vamos a llegar?. A mí por lo menos y desde mi respetuosa opinión me parece una locura. Llegó a ser un poco desalentador el llamar a un sitio y a otro y a otro  y que siempre te dieran la misma respuesta.

 

Hora:

Woman with alarm clock

Debéis decidir además si queréis casaros por la mañana o por la tarde, esta también es una decisión vuestra y muy personal. Igual que toda elección, ambas tienen su parte positiva y su parte negativa, ¿decidir con la cabeza, con el corazón?… Ante todo deciros que ninguna hora es buena para una boda, nosotros decidimos casarnos por la mañana, a las 12:00 y la gente decía que era muy mala hora; pues bien, mi primo se casó en septiembre a las 17:00 hrs y ¿sabéis qué? que también decían que era mala hora, jajajaja, así que como veáis, al fin y al cabo ninguna hora es buena para casarse.

A nosotros nos hubiera gustado casarnos por la tarde (hubiera sido una decisión de corazón), no sé, la noche le imprime cierto romanticismo y magia al momento convite, baile, etc. Además lo hubiese agradecido para prepararme en mi casa aquel día con más tranquilidad, aunque con media hora más, si en vez  de a las 12 me hubiera casado a las 12:30 horas me hubiera bastado. Pero por otra parte pensamos (decisión con la cabeza) que tal como está la economía y teniendo en cuenta que había invitados que venían de fuera lo más conveniente era hacerlo por la mañana porque de esa forma no “obligábamos” a nadie a hacer noche y por tanto les dábamos la posibilidad de poder regresar a la hora que quisieran, vale, tendrían que madrugar un poco pero todo no se puede tener.

Finalmente resultó que no nos arrepentimos tanto de elegir la mañana, quiero decir, os cunde mucho más el día, lo aprovecháis mucho más y así lo compartís con todos los invitados: es buena hora para las personas mayores, los niños, que a esa hora están más espabilados y con más ganas de juerga, así que esa idea nos gustó, peroooooooo, sacrificamos tiempo de reportaje fotográfico que apenas tuvimos hora y media si es que llegó y nuestro baile de novios nos hubiera gustado más haberlo hecho de noche.

La elección de la fecha y hora es clave para poder continuar  con la organización y coordinación de todo, así que una vez  tengáis decidida la fecha de vuestro gran día, lo primero que debéis hacer es consultar la disponibilidad para ese día concreto en iglesia/juzgado/lugar donde queráis celebrar este evento porque de ese modo una vez que os lo confirmen ya podéis continuar planeando y maquinando f0rmas de crear unos de los días más bonitos de vuestra vida.

 

¿Y vosotros qué estación del año escogisteis para vuestro enlace? ¿La cambiaríais si os volvierais a casar?. ¿Qué época os motiva más? ¿Elegisteis horario de mañana o de tarde?.

 

 

 

 

Cuando bajas de la nube, lo primero en lo que piensas es..

Hola a tod@s,

¿Cómo estáis?. Para cambiar un poco de aires porque nos vamos a empachar con tanta sección de belleza continuemos con el mundo de los eventos y de las bodas que tanto nos apasiona.

Una vez habéis tomado la decisión de casaros y bajáis de vuestra nube debéis empezar a tomar decisiones

Muchas son las preguntas que os vienen a la mente, ¿Cuándo nos casamos?, ¿Qué tipo de boda queremos?, ¿Dónde nos casamos?, ¿Qué presupuesto tenemos o estamos dispuestos a invertir en ello?…. y estas cuestiones son tan sólo las primeras que nos planteamos y las más básicas.

 

A illustration of a couple sitting on a chair in question mark design --- Image by © TongRo Images/Corbis

 

Nosotros la verdad es que tras el maravilloso “día Disney” no empezamos a pensar en todo esto hasta pasado al menos un mes, pero hay que ponerse manos a la obra y empezar a decidir en conjunto, que a veces puede no resultar tan fácil.

Mr. R. y yo por suerte pensamos de manera similar y la verdad es que no nos trajo muchos quebraderos de cabeza, pero si dicen que la convivencia es dura…, jajaja, organizar la boda juntos puede ser otra prueba de fuego :P.

 

¿Cuándo nos casamos?

Gran pregunta, ¿eh?. Toda época del año tiene sus pros y sus contras, obviamente la mayoría de las parejas optan por primavera/verano:

A woman being the bride of spring --- Image by © TongRo Images/Corbis

A couple getting married next to a copy space --- Image by © TongRo Images/Corbis

 

 

Pros:

  • Buen tiempo, o al menos más probabilidad de poder disfrutar de un día soleado con buenas temperaturas lo cual da más juego a la hora de poder planificar todo. (Aunque el tiempo es impredecible y nunca se sabe).
  • Más horas de luz.

Contras:

  • Es la época más demandada así que casarse en estas fechas suele ser más caro, los proveedores aumentan sus precios de manera considerable.
  • Al haber tanta demanda tendréis que empezar a contratar los servicios de proveedores con bastante antelación.

 

¿ Y por qué no hacerlo en Otoño/Invierno?.

Fallen leaves and flowers with a blue ribbon --- Image by © TongRo/TongRo Images/Corbis

Pros:

  • Hay menos demanda así que casaros en esta época del año os puede salir más económico.
  • Debido al cambio climático que estamos sufriendo, es bastante probable que a pesar de las fechas os haga buen tiempo, así que podéis arriesgaros.
  • Una boda en estas estaciones tiene su encanto y resulta muy romántica y cálida.
  • Mayor disponibilidad de fechas en iglesias, juzgados, restaurantes, etc.

 

Contras:

  • Las temperaturas.
  • Mayor riesgo de que haga mal tiempo.

 

18 Oct 2014 --- Close-up of wedding rings on autumn leafs --- Image by © michellealbert/Corbis

A priori parece que tiene más ventajas casarse en Otoño/Invierno que en Primavera/Verano, pero aún así no es fácil convencerse de ello.

 

¿Qué tipo de boda queremos?

Tan sólo debemos decidir si queremos una boda:

  • Civil.
  • Religiosa.

26 Apr 2013 --- Spring bouquet of pink roses, ranunculus and apple blossoms of the Evereste crabapple tree. --- Image by © Georgianna Lane/Garden Photo World/Corbis

Cross and olive branch --- Image by © Image Source/Corbis

 

E independientemente de ello tomar otra decisión igual de importante y que influirá bastante en el tema presupuesto:

  • Boda íntima.
  • Boda media.
  • Boda multitudinaria.

A roll of £20 pound notes. --- Image by © Andrew Brookes/Corbis

¿Dónde nos casamos?

Antiguamente era una pregunta con una respuesta bastante obvia, era tradición elegir la localidad de la novia para celebrar la ceremonia, pero hoy en día nos dejamos llevar por otros factores más emocionales, también porque el abanico de posibilidades es más amplio.

Ciertamente en caso de bodas religiosas, normalmente se contrae matrimonio en la iglesia donde la novia siempre ha soñado hacerlo, o en alguna que tenga algún significado especial para los cónyuges.

En caso de la bodas civiles hay infinidad de opciones, puede hacerse en el ayuntamiento o juzgados por supuesto,  al aire libre (playa, campo, algún jardín o finca), en un destino que signifique algo para la pareja e incluso estando alejado del lugar de origen de ambos, etc.

 

¿Qué presupuesto tenemos o estamos dispuestos a invertir para ese día?.

Esto ya depende del nivel económico de cada uno, así como de la importancia que le deis al día de vuestra boda lo cual influirá mucho en este apartado.

 

Open Piggy Bank and Coins --- Image by © David Selman/Corbis

 

Éstas fueron al menos las primeras preguntas a las que les dimos respuestas para empezar a organizar nuestro gran día, y más adelante os iremos haciendo partícipes de las decisiones que fuimos tomando.

¿Y vosotros? ¿Os organizasteis de esta manera para empezar a tomar decisiones? ¿Algo importante que plantearse que se me haya podido pasar?.

Queremos conocer vuestra experiencia y opiniones, quizás entre todos podemos a ayudar a futuras parejas que estén a punto de dar el paso.

 

¡¡Muchas gracias y hasta pronto!!.